Prensas Cizalla

Las prensas cizalla se usan para cortar y comprimir chatarra. IMABE Ibérica fabrica tres tipos, fijas, móviles y transportables: 

Fijas. Las prensas fijas son máquinas robustas y de gran potencia, diseñadas para que su estructura auto-portante permanezca muchos años en el mismo sitio. Van identificadas por las siglas de Prensa Cizalla (PC).

Móviles. Las Prensas Cizalla Móviles, en cambio, van montadas sobre chasis con ruedas y son concebidas con el ancho adecuado para ser transportadas en la vía pública de manera que no obstaculicen el tránsito. Los modelos móviles de IMABE llevan las siglas PCM o PM.

Transportables. Las cizallas transportables van incorporadas con cuatro patas hidráulicas que sirven para elevar la prensas y así poder ser cargada en una plataforma para su posterior transporte a otro patio. Son la combinación de movilidad y robustez.

Fuerzas de Corte y Compactación

El factor más importante a tener en cuenta al seleccionar una prensa cizalla es su fuerza de corte, la cual se mide en toneladas. Es la fuerza con la que la cuchilla móvil de la cizalla golpea el material. En las máquinas que fabrica IMABE, este valor está también reflejado en el número de modelo. Así, PC800 identifica una prensa fija de 800 toneladas de fuerza; mientras que PCM500, una móvil de 500 ton. Cuando la prensa tiene un cajón alimentador en el lateral, se identifica por las letras PCL.

Las fuerzas de corte y compactación las proporciona un sistema hidráulico que aprovecha el principio de Pascal, según el cual la fuerza aplicada sobre un fluido incompresible permanece constante. Sobre un pequeño pistón se ejerce una fuerza mínima y este desplaza un volumen de líquido que a su vez mueve un gran pistón. Para aplastar y compactar el material a reciclar, en las prensas modernas se sigue usando el mismo concepto desarrollado a fines del siglo XVIII por el prolífico inventor inglés Joseph Bramah, el mismo que perfeccionó el inodoro tal como lo conocemos en la actualidad.

Toda la potencia es generada por un motor, que puede ser eléctrico o diésel, según el modelo sea fijo o móvil.

Funcionamiento

Básicamente, las prensas cizallas funcionan como gigantescas tijeras. Una hoja de cuchilla desciende paralela a otra hoja fija que actúa de palanca. Las cuchillas cortan el paquete de material en dos partes al superar la resistencia del mismo. La hoja móvil casi siempre se diseña sesgada, como las de las guillotinas de la Revolución francesa, porque de esa manera se reduce significativamente la presión necesaria.

Las hojas de las cizallas para chatarra no tienen mucho filo, para evitar melladuras. Todo el proceso de corte depende de la presión que ejerce la hoja móvil al bajar, de ahí que se necesiten grandes fuerzas hidráulicas. 

El material a cizallar se coloca en un cajón alimentador. De inmediato, es pre-compactado por un carro lateral o por un par de tapas o alas abatibles adosadas a los laterales del cajón. Una vez pre-compactada, la chatarra puede pasar sin problemas por la boca de cizallado. A continuación, el pistón lateral empuja el fardo hacia la cizalla y lo comprime aún más. La hoja desciende y ocurre el corte; finalmente, los trozos de chatarra caen por la boca de salida, listos para llevar a fundición.